13 October 2006

Mi Receta

Mi receta:

Yo no se que ven en mi cara mis amistades que diariamente vienen a mi a quejarse. Yo trato de ser un buen cristiano, de veras. Pero, hay veces que pienso que no puedo aguantar más.

Las quejas: No me gusta ni trabajo. Que cara esta la gasolina. Que gorda estoy. Que malo esta mi carro..blah, blah blah.

Yo me acuerdo cuando era un muchacho y nos estábamos comiendo un cable en Cuba que uno ni se atrevía quejarse. Y después, cuando llegamos Al Norte, cada vez que empezaba a dar una quejita por que fulanito tenia esto y menganito tenia lo otro y nosotros no, que me daban un grito o un cocotaso y me recordaban que todos mis primos en Cuba no tenían nada. Ni un chicharo.

Hoy me estaba diciendo una amiga de lo duro que era su vida y que aburrida estaba, etc., etc.. Y no se por que, se me fue, se me salio. Le dije : lo que necesitas es pacerte un par de semanas en Cuba y enseguida se te quita esa come meirderia.

Cruel, pero verdad, coño. Aquí a el que no le guste su vida es libre para cambiarla. No hay nadie que te lo prohíba. No hay un gobierno que esta diseñado para joderte la vida, como en Cuba.

Y cuando le estoy echando mi descarga a la amiga, y ella muerta de la risa, por cierto. Se me ocurre que la mayoria de los “problemas” que tenemos los que vivimos en EE.UU. es por la abundancia. Mi amiga, la del Lexus la de la casa en la comunidad amurallada, se “cree” que tiene problemas.

Así que estoy pensando en hacer un centro de cura-neurosis. Por una suma exorbitante, “curare” las neurosis de los estadouinidenses sometiéndoles a una terapia tiránica totalitaria intensa.

Estaba pensando en comprar un hotel bien viejo, casi al borde de que condenen, cercar el alrededor, cortar el agua, la electricidad, y las comunicaciones. Los trabajadores entonces, le venderían poca comida a los “pacientes”, racionada, por su puesto. La seguridad seria brutal. Golpes e insultos para todos. No papel higiénico. No pasta de diente. Un solo canal diciendo mentiras 24 horas al día. Un solo periódico también diciendo mentira. Y para irse, hay que escaparse.

Después de un par de semanas en mi centro de terapia, saldrían con tremenda apreciación a la libertad y le darían gracias a Dios todos los días como hago yo.

2 comments:

Orlando said...

Se te olvidó que tienen que jinetearse por una barra de jabón.

El Gusano said...

verdad que si